. ACTIVIDADES ESCOLARES
Miss Marta García: Un ejemplo de vocación y trayectoria en el BRS
 
Volver a la página de inicio
 
 
 
publicada el 04-05-2016
 
La querida y reconocida profesora de inglés cumple 30 años en el colegio, conmemorando junto a la institución su aniversario. Hablamos con ella y nos cuenta cómo empezó en el BRS y cómo ha sido esta trayectoria.
 
Este es un año muy especial para nuestro colegio, ya que cumplimos 30 años impartiendo educación y concretando futuro. Ladrillo tras ladrillo, generación tras generación, han construido lo que es el British Royal School. Testigos de este crecimiento son muchos, pero queríamos empezar recordando la historia de nuestro colegio de manos de quienes partieron esta labor educativa y quienes dictaron las primeras clases en el BRS, hablamos de sus primeras profesoras.


Una de las primeras docentes que llegaron al BRS es Miss Marta García, profesora de inglés. Es por eso que nos reunimos con ella e hicimos un alto en su ajetreada agenda para conversar sobre esos primeros comienzos y para que nos cuenta ella su experiencia sobre qué significa cumplir 30 años en una institución como el British Royal School.


¿Cómo llegó al BRS?


Fue de pura casualidad. Mi profesora de 3° básico en el Grange School fue Miss Jean Lamond (una de las fundadoras del Colegio British Royal School). Un día una amiga se encontró con ella y le contó que yo me había recibido recién de profesora de inglés. Me contacté con ella y supe de este nuevo establecimiento que se estaba formando. Ahí me invitó a ser parte de este proyecto. Así partí en el BRS, en el año 1985, cuando recién estaba terminando de estudiar.


¿Cómo era el colegio? ¿Dónde estaba ubicado?


El BRS estaba ubicado en un comienzo en Av. Cristóbal Colón con Hernando de Magallanes. Era una casa que había sido acomodada como sala de clases, tenía una oficina y un patio grande. En ese año me acuerdo que entró al BRS Miss Nury como apoderada. Estuvimos ahí un año, estaba Miss Jean Lamond, la Sra. Sylvia Acuña y Miss Sylvia Riquelme. Luego, en el año 1987 nos trasladamos a Monseñor Edwards, donde se integraron al equipo docente Miss Ximena Esquivel y Miss María Angélica Ramírez (profesora de lenguaje). Fue también en este segundo lugar, donde se realiza la primera graduación de IV Medios, conformada por puros varones. Sin duda, esas son las raíces del colegio, donde empezamos a madurar como docentes y como establecimiento.


Fue precisamente esa maduración que en el año 1992 lleva al BRS a trasladarse nuevamente, pero ya de forma definitiva a donde actualmente se ubica a Avenida Las Perdices 263, La Reina. Claramente, en esa época el entorno era muy distinto. No estaba tan poblado como ahora. El colegio antes era un club de tenis, por lo que cuando llegamos habían muchas canchas de arcilla. Era un lugar muy abierto. Fue aquí donde cimentamos la primera piedra del sueño del BRS, donde apostábamos a poder crecer como comunidad. De eso hecho participaron Miss Ximena Esquivel, Miss Nury, entre otros. Todos anhelando y creyendo en que podíamos ir concretando futuro, podíamos egresar alumnos íntegros y preparados para el mundo profesional, aunque lo que jamás imaginamos era que íbamos a crecer tanto.


¿Qué es para usted el BRS?


El colegio es como mi segunda casa. El clima laboral es muy bueno, estás tranquilo y feliz. A mi juicio el colegio brinda muchas oportunidades y beneficios. El British me ha permitido crecer, desarrollarme como profesional. Ahora me dieron la hermosa oportunidad de viajar con los alumnos de intercambio a Cambridge, Inglaterra, que es el sueño de cualquier docente que enseña esta lengua, poder conocer una casa de estudios tan tradicional y con tanto prestigio. Sin duda, me siento valorada y agradecida.


Como no creer en el BRS como profesional y como mamá, si mis dos hijos son alumnos de este colegio y están felices. A mí me encanta BRS, creo realmente que uno no podría trabajar en un espacio que no le gusta, sería un estrés que tarde o temprano te afectaría. Yo no me veo en otro colegio.


¿Cómo define al colegio?


El BRS es muy familiar, preocupado de los niños, su crecimiento y entorno. Se nota cuando un alumno es egresado del BRS, tiene su sello, generalmente lo definen como educados, solidarios, acogedores con los compañeros nuevos.


A modo de finalizar, la docente comenta que le ha sorprendido gratamente como ha crecido y se ha estabilizado el colegio. Manifiesta que aún seguirán apareciendo los desafíos y cosas por mejorar y que sin duda eso es parte de la tarea educativa, si estuviese todo resuelto o absolutamente perfecto, no habría nada más que hacer y el tema es crecer y generar nuevas metas en pos de ir caminando tras una educación de calidad cada vez mejor.


 
 
 
Todos los derechos reservados - British Royal School ® Sep, 2017
Av. Las Perdices 263, La Reina. Santiago de chile.