Actividades en British Royal School
Volver a la página de inicio
La inmersión melódica de los Talleres de Conjunto Musical
 06-08-2019
Orientar las propuestas musicales de los alumnos, siempre enfocados en el potencial personal de cada uno, y fortalecer la importancia del trabajo en equipo en el aprendizaje y práctica para abordar la creación musical, conforman principalmente los objetivos que proponen estos talleres.

Conjunto Musical plantea una exploración más profunda, distinta de lo que se trabaja en clases de música, ya que es mucho más empírico, más vivencial, y no tan enfocado en la teoría como se hace en el aula. En los talleres se les explica la base rítmica, armónica y melódica. Conocen elementos para poder acompañar una creación o hacer un arreglo de un tema, entre otros.

Este año están dirigidos a dos grupos de alumnos, de 1° y 2° básico, y de 3° a 8° básico. Los más pequeños están revisando canciones infantiles en español como “Los Patitos” o “Caracol”, repertorios para niños, que están hechos para su desarrollo auditivo. Con ellos se realiza un trabajo muy estructurado, haciendo adaptaciones para que no pierdan su entusiasmo, utilizando canciones en modo mayor, con estrofa y estribillo, siempre con una rima incorporada. No al azar ni a través de improvisación, sino bastante guiado. Cuando los niños logran más destreza, tienen espacios creativos para que puedan jugar con el ritmo y las palabras.

Los estudiantes más grandes, en tanto, trabajaron con “Hey Jude” de The Beatles propuesta por una alumna, y armaron un arreglo que ocupó varios meses. Ahora están revisando “Tren al sur” de Los Prisioneros, que otro alumno propuso. En ese arreglo el formato es con instrumentos acústicos. Tiene que ver con la musculatura y las técnicas para desarrollarla, ubicación, memoria espacial, memoria corporal respecto a tocar un instrumento, todo es un proceso que toma tiempo, y por ello se hace a largo plazo. Requiere tiempo que ellos se asimilen enfrentando un instrumento, lo manejen y que conozcan al grupo con el que están trabajando, elementos clave del fiato necesario para lograr tocar una canción.

Cabe destacar que los talleres se ajustan a las necesidades de los estudiantes más que a los requerimientos de las canciones propiamente tal.

Aprenden a trabajar en grupo, a dejar los egos de lado y a tolerar las distintas etapas del desarrollo de los miembros de los talleres. De acuerdo al instrumento y a la capacidad de los niños, internalizan también cuál es el rol que van a ejercer dentro de la agrupación. Comprenden que todos en su conjunto son importantes y que ninguno puede faltar musicalmente hablando.

Los contenidos y su respectiva práctica en los talleres desarrollan la inteligencia temprana a través de lo auditivo y la confianza, apoyando completamente el desarrollo y evolución de los alumnos en otras asignaturas.

Mientras más temprano comiencen mejor, ya que el hemisferio derecho trabaja desde el vientre materno, entonces aquellos niños que están fortaleciendo esa área tempranamente, presentan más facilidad para avanzar frente a sus dificultades.